CINCO MITOS SOBRE EL COVID-19 DESMENTIDOS

 

Osama Bahsas Z.

Estas son las cinco peores cosas que he escuchado sobre el COVID-19. A continuación las desmiento a través de la ciencia.

Ilustración de Ada Peña.

1) «Los asintomáticos no existen»

 

Se basan en el mito de que es «imposible» que una persona tenga una enfermedad sin manifestar síntomas.

 

Al contraer el SARS-CoV-2, un 80 % de las personas no van a manifestar síntomas y de estos, el 40 % van a poder transmitir la enfermedad estando asintomáticos. Esto se debe a que no todos los sistemas inmunes son iguales. Se cree que la gravedad de la enfermedad se relaciona con la intensidad de la respuesta inmune; y, de hecho, en los asintomáticos se detectaron niveles menores de Inmunoglobulina G que en los pacientes con síntomas (la inmunoglobulina G es un tipo de anticuerpo que se presenta en las infecciones de forma tardía). Esto no quiere decir que los asintomáticos no tengan el virus en sus mucosas, en realidad el virus es susceptible de ser expulsado solo con hablar y por ende contagiar.

 

Fuente: Evaluación clínica e inmunológica de infecciones asintomáticas por SARS-CoV-2.

 

 

2) «Los tapabocas son utilizados para esclavizarnos»

 

Han utilizado esta premisa basándose en múltiples argumentos que no tienen sentido. 

 

Los tapabocas tuvieron un uso contradictorio al principio, pero actualmente se sabe que son NECESARIOS para reducir el esparcimiento de aerosoles y, por consiguiente, del virus. ¿Lo deberían usar todos? SÍ (con sus excepciones como niños menores de 2 años), porque puede que usted sea asintomático y siga esparciendo el virus sin saberlo. El tapabocas no es solo para protegernos, es para evitar aumentar el contagio.

 

Fuente: Uso universal de máscaras faciales para el éxito contra COVID-19: evidencia e implicaciones para las políticas de prevención.

 

3) «Es inútil que nos protejamos de una enfermedad que tiene solo 1% de mortalidad y que además nos obliguen a quedarnos en nuestras casas»

 

¡Esta frase es tan terrible! No solo por el hecho de que desconozcan sobre el tema, sino porque no les importa un 1% de la población. La enfermedad realmente no es «mueres o estas 100% bien», No, hay un gran porcentaje de personas que queda con secuelas o tiene riesgo aumentado de presentar daño en otros órganos.

 

Los datos son que, por cada persona que fallece 

  • 19 más requieren hospitalización
  • 18 de esos puede que queden con daño cardíaco permanente
  • 10 de esos puede que tengan daño pulmonar permanente
  • Tres aumentan el riesgo de sufrir enfermedad cerebro vascular (ECV)
  • Dos pueden presentar daños neurológicos con manifestaciones crónicas

 

Esta enfermedad no es tan sencilla como muchos creen. Este virus puede generar secuelas graves. Para los que siguen pensando que «solo es un 1%» les pongo este ejemplo: en una caja tenemos 100 caramelos, 99 son normales y uno es mortal, y tienes que comerte 50 caramelos ¿Lo harías igual?

 

Fuente: Patogénesis del coronavirus, morbilidad y daño multiorgánico.

 

4 «A los médicos les pagan para decir que la pandemia existe»

 

Esto no solo es falso, sino que es ofensivo que se piense que los médicos, enfermeros y demás trabajadores de salud reciban un pago por esto. La pandemia es algo REAL que està afectando enormemente al personal de salud. Para el primero de Julio de 2020, se han reportado 200 muertes de personal de salud en el Reino Unido por COVID-19. En Latinoamérica esto es aún peor: en México, por ejemplo, donde la tasa de contagio del coronavirus entre el personal de salud es seis veces mayor que en China y el doble que en Italia, la mortalidad de estos profesionales es cinco veces mayor que en Estados Unidos.  Por lo que, antes de decir algo tan -falaz, piensen en todas las personas que han fallecido y muchos de estos por negligencia de las personas que se rehúsan a realizar las medidas adecuadas de prevención.

 

Fuente: Diario the Guardian del Reino Unido e investigación de contralacorrupcion.mx 

 

5 «El termómetro infrarrojo quema las neuronas»

 

O sea, ¿de verdad? Este dispositivo consiste en transformar la radiación térmica recibida por una persona en una señal eléctrica que se puede mostrar en unidades de temperatura después de ser compensada por la variación de la temperatura ambiente. No dañan los ojos, no dañan las neuronas, no ocasionan daños a la salud de las personas.

 

Fuente: Dispositivos médicos aprobados por la FDA.

 

 

Osama Bahsas Z. es mèdico cirujano, residente del cuarto año del postgrado de Cirugía General, Universidad de Los Andes, Venezuela. Ademàs de mejorar la salud de sus pacientes, se esfuerza en comunicarles las bases cientìficas de muchas de sus dolencias. Particularmente durante la pandemia, Osama se ha dedicado a desmitificar informaciones falsas sobre el coronavirus.

Twitter: @osamabz

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

Comparte tus pensamientos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.