LA AGRICULTURA DEL CONOCIMIENTO

Esta y otras historias, que estuvieron disponibles totalmente gratis por más de un año en este sitio, fueron actualizadas y pertenecen ahora a nuestro primer ebook. Fundación Persea es una ONG sin fines de lucro que necesita de la ayuda de todos para su sostenibilidad. Por apenas €2.99 contribuyes a que sigamos creando cultura científica en español y además adquieres textos de alta calidad para tu colección.

Adquiérelo en este enlace

PREÁMBULO

 

Autor:  Diógenes Infante Herrera

 Los inventos más importantes en toda la historia de la humanidad fueron la utilización del fuego y la agricultura.

La utilización del fuego permitió a nuestros antepasados cocer los alimentos, con lo que la capacidad de asimilar la comida aumentó enormemente.  De esta forma nuestros ancestros fueron más eficientes en el aprovechamiento de lo que consumían y pudieron dedicar parte del tiempo a otras acciones, como desarrollar otras herramientas, vestimentas y actividades culturales. Hay que destacar que el cambio en el patrón de alimentación fue fundamental para que unos monos que vivían en árboles y se alimentaban de frutas fueran desarrollando un cerebro mucho más grande y poderoso, que los fue dotando de muchas habilidades. Nuestro cerebro consume 25% de la energía utilizada por nuestro cuerpo.

La invención de la agricultura permitió obtener nuestra alimentación de una manera segura y abundante, así nuestros antepasados ya no tenían que dedicarse a la caza y a la recolección de manera sistemática.  Este cambio permitió el establecimiento de asentamientos permanentes y la división del trabajo, con lo cual empezamos a tener civilización tal como la conocemos.

El fuego nos hizo humanos y la agricultura nos civilizó.

 

Diógenes Infante Herrera es Licenciado en Biología, (1980), Universidad Simón Bolívar, Caracas, Venezuela. Diplôme d’Études Approfondies en Microbiologie, (1983), Université Paris-Sud, Orsay, France y Doctorat en Microbiologie, (1987), Université Paris-Sud, Orsay, France. Postdoctorados: (1987-89), Roche Institute of Molecular Biology, Nutley, NJ, EE. UU. y (1989-1990) Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York, NY, EE. UU. Ha sido investigador en: Núcleo Experimental de Biotecnología Agrícola, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas-Caracas, Venezuela. Centro de Investigación Científica de Yucatán, Mérida, México. Centro Nacional de Biotecnología Agrícola, IDEA, Caracas, Venezuela. Investigador visitante, Max Planck Institute for Plant Breeding Research, Colonia, Alemania (2001). Actualmente es investigador de Alto Nivel 1, Programa Prometeo, Senescyt, Ecuador. Perfil en ResearchGate.

 

Puedes comprar el e-book donde aparece este texto completo y otros aquí::

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

2 Comentarios

Únete a la conversación y cuéntanos tu opinión.

Juan Pablo Buitragoresponder
06/05/2018 en 9:48 pm

Esta revista es fascinante. ! Larga vida!

Revista Persea
07/05/2018 en 1:02 pm
– En respuesta a: Juan Pablo Buitrago

¡Muchísimas gracias!

Deja una respuesta