NIHON VES: EL JARDÍN DE CONOCIMIENTOS DE LA DIÁSPORA VENEZOLANA EN JAPÓN

José Álvarez-Cornett

En primavera, flores de cerezo;

en verano el cuclillo.

La luna en otoño; y en invierno

la nieve clara, fría.

Dogen Kigen (1200-1253)

Este fue el poema con el cual el novelista japonés Yunichiro Kawabata (1899-1972) dio inicio a su discurso de recepción del Premio Nobel en Literatura (1968) titulado  “Japan, the Beautiful and Myself”. La traducción al castellano del poema es del escritor venezolano Enodio Quintero.  

 Ilustración de Ada Peña. 
Ilustración de Ada Peña.

«Un bello, fragante y oculto jardín de cerezos y orquídeas» es la metáfora  con la que nos referimos a los vínculos tecnocientíficos entre Venezuela y Japón en nuestro artículo anterior  NIHON VES: Los aportes de la inmigración científica japonesa en Venezuela y Japón y las colaboraciones tecnocientíficas entre Venezuela y Japón . En aquella ocasión, exploramos el tema de la presencia de varios científicos japoneses inmigrantes en Venezuela. En esta entrega, discutiremos el otro aspecto del jardín de conocimientos: la presencia de científicos e ingenieros venezolanos en Japón.

¿Quién habrá sido el primer venezolano en observar la floración del sakura?

La orquídea (Cattleya mossiae ) es la flor oficial de Venezuela. En Japón, la flor oficial y símbolo nacional es el crisantemo (Chrysanthemum morifolium). Sin embargo, es la flor del cerezo (Prunus serrulata ), sakura en japonés, la flor favorita del pueblo japonés.

En Japón, entre los meses de marzo y mayo, ocurre un bello espectáculo natural:  el avance de la floración de los cerezos que en japonés tiene el sonoro nombre de sakura zensen. La floración se inicia a fines de marzo, en el sur de Japón, en la isla de Kyushu, y se mueve hacia el norte, hacia la isla de Hokkaido, a donde llega en el mes de mayo.

Toda la nación nipona queda atenta al avance de la efímera floración del sakura.  Por su importancia en la cultura japonesa, el día de floración que marca el inicio del sakura zensen es predicho desde 1951 por la Agencia de Meteorología de Japón.

 

 Foto de la floración del cerezo en Mount Kurama,  Kyoto, el 13 de marzo del 2014, tomada por Muza-chan .
Foto de la floración del cerezo en Mount Kurama, Kyoto, el 13 de marzo del 2014, tomada por Muza-chan .

No sabemos con certeza quién fue el primer venezolano que presenció el sakura zensen. Lo que sí creemos saber es quién fue el primer venezolano que se lo perdió. El primer embajador de Venezuela en Japón, Francisco Fraino Mirabal, arribó a Japón en noviembre de 1930,  pero, para enero de 1931, había fallecido de apendicitis en el Hospital de San Lucas, Tokio. Su reemplazo fue el Embajador Carlos Rodríguez Jiménez (1899-1995), nacido en Upata, estado Bolívar, graduado en Farmacia, Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Central de Venezuela, quien fue por muchos años el representante diplomático de Venezuela en Japón. Este embajador tiene un historial que va esbozando la naturaleza de la relación diplomática entre ambos países.

 Foto: Embajador Carlos Rodríguez Jiménez.
Foto: Embajador Carlos Rodríguez Jiménez.

El embajador Rodríguez Jiménez, quien era francmasón, fue la persona que se encargó de hacer que los ciudadanos japoneses pudiesen entrar en la cofradía masónica. La fracmasonería llegó al Japón con el comodoro y masón estadounidense Matthew Calbraith Perry (1794 – 1858) pero solo los extranjeros en suelo japonés podían ser miembros. En virtud de que el embajador venezolano logró que se admitieran a los japoneses en su propia logia masónica, fue nombrado G.M. (Grand Master) de la Gran Logia de Japón (Grand Lodge of Japan), la primera logia masónica japonesa.

El Embajador Carlos Rodríguez Jiménez también pasó por momentos difíciles. El 31 de diciembre de 1941, a causa de la entrada de Japón en la Segunda Guerra Mundial, Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Japón. Posteriormente, las relaciones diplomáticas fueron reestablecidas en el año 1952.

No podemos responder a la interrogante planteada sobre el primer venezolano en observar el sakura zensen porque la presencia de los venezolanos en el Japón es un tema que al parecer no ha sido estudiado (no hemos encontrado referencias). Esa pregunta nos atañe ahora porque nos interesa  la formación en Japón de centenares de científicos e ingenieros venezolanos, financiados, principalmente, por medio de las becas Monbukagakushō Shōgakukin del gobierno japonés, conocidas por el nombre corto de becas Monbukagakushō o anteriormente Monbushō.

Monbukagakushō es el nombre en japonés del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón, institución que otorga las becas. Estas son administradas por una unidad dedicada de este ministerio llamada JASSO (Japan Student Services Organization). Según el profesor Nobert Molina Medina,  «para fines de 2006, Japón venía financiando la presencia de 715 becarios venezolanos» en instituciones niponas.

 

 

 

“Orquídeas de conocimiento” en tierras niponas: Los éxitos de la diáspora científica venezolana en Japón

Para quien escribe ha sido una  grata sorpresa descubrir que desde principios de los años ochenta del siglo XX, un pequeño grupo de científicos e ingenieros venezolanos se ha ido asentando en tierras niponas logrando conquistar cargos importantes en centros japoneses de investigación científica y tecnológica. Desde Japón, ellos han hecho aportes importantes a la ciencia y la tecnología, principalmente, en física, ingeniería y ciencias de los materiales. Entre estos venezolanos hay profesores universitarios, otros investigan en empresas y universidades, otros dirigen grupos de investigación, y también hay estudiantes que han realizado pasantías de investigación de un año y otros que son o han sido estudiantes de maestrías y doctorados.

 

 

David Miguel Lanza Medina: velocímetro para monitoreo de los ríos

David Lanza es un buen ejemplo de un estudiante venezolano que ha contribuido con el desarrollo de la tecnociencia nipona. Hace aproximadamente nueve años era un joven estudiante en la Universidad Simón Bolívar aspirante al título de Ingeniero Mecánico. Durante su tesis de pregrado, que defendió en el año 2008, trabajó en el diseño y construcción de un instrumento de última generación, llamado velocímetro de anillo, que permite el monitoreo de cauces fluviales.  David Lanza desarrolló el proyecto de investigación enmarcado en esta tesis en Nagaoka, Japón, financiado por la empresa petrolera Teikoku Oil de Venezuela y presumiblemente bajo el convenio que existe entre la Universidad Tecnológica de Nagaoka y la Universidad Simón Bolívar,  bajo la tutoría de los profesores TAKAHASHI, Tsutomu y SHIRAKASHI, Masataka.

Las primeras líneas del resúmen de la tesis nos aclaran el propósito del proyecto de investigación:

Debido a los incalculables desastres naturales y pérdidas humanas como materiales causadas por el desborde de los ríos en Japón, es necesario desarrollar un eficiente, económico y confiable instrumento capaz de monitorear y predecir el comportamiento de los ríos.

David Lanza se graduó en el 2008 y, hoy en día, trabaja para la oficina de Venezuela de Mitsubishi Corporation.

 

 

María Leonor Pacheco: investigación sobre redes en situaciones de emergencia en Japón

María Leonor Pacheco es estudiante doctoral en Ciencias de la Computación en Purdue University. En el 2013,  egresó de la Universidad Simón Bolívar en Ingeniería de la Computación. Entre el 15-09-2011 y el 30-07-2012, financiada por JASSO, realizó una pasantía como estudiante visitante de investigación en la Universidad Tecnológica de Nagaoka en el “Knowledge Systems Laboratory” del Profesor Yukawa Takashi donde realizó un proyecto para extraer información de tweets durante grandes emergencias para el alivio de desastres en Japón.

 

 

Pedro Celis: nuevos materiales

Otro caso interesante es el del ingeniero de materiales Pedro Celis quien a mediados de los años ochenta obtuvo el título de pregrado en la Universidad Simón Bolívar en Ingeniería de Materiales con una tesis sobre fatiga en aceros nitrurados. En 1986, recibió una beca Monbushō y mientras estudiaba japonés para entrar en el posgrado, pasó un año como estudiante de investigación en Universidad Tecnológica de Nagaoka investigando en el campo de materiales cerámicos. Posteriormente, en esa misma universidad, Pedro Celis realizó una maestría y doctorado en ciencias de los materiales bajo la tutoría del Profesor Kozo Ishizaki, quien para ese entonces ya se había regresado a Japón después de más de una década viviendo en Venezuela desempeñándose, en la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar, como profesor de ciencias de los materiales.

Junto con su tutor Ishizaki y otros autores japoneses, Pedro Celis publicó seis trabajos en revistas arbitradas en el campo de procesos de manufactura de nuevos materiales (cerámicos y metálicos). En 1992, la Universidad Tecnológica de Nagaoka le otorgó a Pedro Celis el doctorado en Ingeniería de Materiales. El Prof. Kozo Ishizaki, fue Vicepresidente de la Universidad Tecnológica de Nagaoka y hoy es Profesor Honorario de la Universidad Simón Bolívar.

En términos generales, el convenio entre la Universidad Tecnológica de Nagaoka y la Universidad Simón Bolívar ha enviado a docenas de estudiantes a Japón.

El jardín de conocimientos de venezolanos en Japón también incluye los casos de varios profesores de ciencias, ingeniería y humanidades. En el área de las humanidades destaca el crítico literario Gregory Zambrano, doctor en Literatura Hispanoamericana por El Colegio de México y experto en la vida y obra del escritor japonés Kobo Abe (1924-1993). El Prof. Zambrano, luego de jubilarse de la Universidad de los Andes (Mérida, Venezuela), aceptó un cargo como profesor e investigador en la División de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Tokio.

A continuación resaltamos algunos casos relevantes en la áreas tecnocientíficas.

 

 

El Profesor Manuel E. Brito: una carrera profesional en Japón

 Profesor Manuel Brito Salazar.
Profesor Manuel Brito Salazar.

Manuel  Brito es un científico venezolano, egresado de la Universidad Simón Bolívar con el título de Ingeniero de  Materiales (1982) que ha desarrollado toda su carrera profesional en Japón. Después de graduarse en Venezuela,  Manuel Brito viajó a tierras niponas en donde realizó la maestría (1986) y el doctorado (1989) en Ciencias de los Materiales en la Universidad Tecnológica de Nagaoka.

Entre 1989 y 1990, Manuel Brito fue Profesor Asistente en la Universidad Tecnológica de Nagaoka, y luego, entre 1990 y 1992, realizó un posdoctorado en el National Institute for Inorganic Materials (NIRIM), que pertenece a la Agencia de Ciencia y Tecnología de Japón (Science and Technology Agency).

Posteriormente, en 1992, Manuel Brito ingresó a trabajar como investigador (Senior Research Scientist) en el “National  Industrial Research Institute of Nagoya” (NIRIN), una institución que perteneció a la Agencia de Ciencia y Tecnología Industriales.  En el año 2000, NIRIN experimentó una reorganización administrativa y pasó a ser llamada National  Institute of  Advanced Industrial  Science and Technology (AIST). Manuel Brito trabajó para esta nueva organización desde el año 2000 hasta el 2013 llegando a obtener el cargo de Científico en Jefe. Desde el año 2013, es profesor en la Universidad de Yamanashi, en Kofu, Prefectura de Yamanashi, al suroeste de Tokio, y está afiliado con el Clean Energy Research Center (Centro de investigación en energías limpias) de esa universidad.

El Profesor Brito está interesado en el análisis microestructural de materiales usando microscopía electrónica, el estudio de las interfases entre materiales disímiles, ingeniería de borde de granos, fenómenos de difusión en el estado sólido, entre otras líneas de investigación puntales de la ciencia de los materiales.

 

 

Gustavo Alberto Rosales-Sosa: el descubridor de los vidrios superfuertes

 Gustavo Rosales en el laboratorio en la Universidad de Tokio. Foto créditos: Portal de noticias USB.
Gustavo Rosales en el laboratorio en la Universidad de Tokio. Foto créditos: Portal de noticias USB.

En nuestro artículo anterior presentamos al profesor de ciencias de los materiales Dr. Joaquín Lira-Olivares (Universidad Simón Bolívar), un antiguo estudiante del Dr. Lira-Olivares es otro ejemplo de un tecnocientífico venezolano que está dando la pauta en Tokio con el descubrimiento de los vidrios superfuertes. Su nombre es Gustavo Alberto Rosales-Sosa.

En Venezuela, Rosales-Sosa canalizó sus intereses en la investigación en ciencia de materiales en un convenio de cinco años (2007-2012) de la Universidad Simón Bolívar con la Universitát Jaume I, en Castellón de la Plana, Valencia, España, lo que le permitió realizar en ese país las investigaciones para sus trabajos de grado de licenciatura, (2007) y maestría, (2012).

Durante el 2011, Gustavo Rosales-Sosa obtuvo un apoyo de JASSO para asistir como estudiante de intercambio en investigación a la Universidad Tecnológica de Nagaoka, y, posteriormente,  recibió una beca Monbukagakushō  para hacer el doctorado en Ciencia del Vidrio (Glass Science) en el Departamento de Ingeniería de Materiales de la Universidad de Tokio.

El objetivo de su proyecto de tesis doctoral era tratar de comprender las relaciones entre la estructura y la propiedad mecánica de una nueva clases de vidrios fabricados mediante la levitación aerodinámica. En el estudio encontraron un nuevo tipo de vidrios, tan rígidos como el acero, pero nítidos y transparentes como el vidrio común. El nuevo vidrio producido se obtuvo al usar en la mezcla óxido de aluminio y óxido de tántalo bajo  la técnica de levitación aerodinámica que utiliza un gas para impedir la cristalización instantánea de la mezcla. La revista Scientific Reports publicó los trabajos asociados a este descubrimiento. Desde enero 2017, Gustavo Rosales trabaja como investigador para la empresa Nippon Electric Glass en Shiga, Japón.

 

Denise Zujur: ingeniería de tejidos y regeneración del tejido óseo

Otro ejemplo más de venezolanos que han contribuido al desarrollo de la ciencia y tecnología en Japón es la esposa de Gustavo Rosales-Sosa, Denise Zujur, también egresada de la Universidad Simón Bolívar en Ingeniería de Materiales tanto de pregrado (2009) como de maestría (2013). En la actualidad Denise Zujur cursa el doctorado en Bioingeniería en la Universidad de Tokio; y recientemente la prestigiosa revista Science publicó una de sus investigaciones las cuales están relacionadas con ingeniería de tejidos y regeneración del tejido óseo utilizando células madres.

 

 

Franco Nori: un físico venezolano de talla mundial en Japón

 Profesor Franco Nori.
Profesor Franco Nori.

Por último, presentamos el caso del Profesor Franco Nori quién está entre los físicos egresados de universidades venezolanas con mayor prestigio y reconocimiento internacional. En 1982, el Prof. Nori egresó de la Universidad Simón Bolívar como Licenciado en Física, y ya tiene 35 años fuera de Venezuela. Hoy en día, Franco Nori es Director del  Quantum Condensed Matter Research Group, CEMS (Grupo de Investigación en Materia Condensada Cuántica) del RIKEN Center for Emergent Matter Science, en Saitama, Japón y al mismo tiempo es Profesor Titular de Física en la Universidad de Michigan, en Ann Harbor, EE. UU.

Franco Nori es un físico teórico de la materia condensada especializado en computación cuántica, óptica cuántica y nanociencia  y tiene una copiosa lista de publicaciones. Su formación de posgrado la obtuvo en la University of Illinois, Urbana-Champaign (M.Sc.,1983; Ph.D., 1987). En el año 2014, ganó el premio Matsuo Research Award (Japón) siendo el primer extranjero en recibirlo y, en el 2013, recibió el Premio de Ciencia y Tecnología otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón. En el 2015, el Profesor Nori fue elegido Fellow de la Optical Society of America (Sociedad Óptica de América). También ha sido electo Fellow de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (EE. UU., 2007), del Instituto de Física (Reino Unido, 2003) y de la Sociedad Americana de Física  (EE. UU., 2002).

 

 

 

 

Conclusión inconclusa

Las relaciones en ciencia e ingeniería entre Japón y Venezuela han sido provechosas para ambos países. Consideramos sumamente relevante para el entendimiento del vínculo tecnocientífico entre Venezuela y Japón, y en general para la comprensión de nuestra historia y de la evolución de nuestras sociedades en el siglo XXI, la investigación profunda sobre estos y otros científicos venezolanos que han trabajado y trabajan en investigación en instituciones niponas. Es una tarea que continuamos desarrollando con mucha pasión a través del proyecto NIHON VES.

Para saber más

  1. Para mayor información sobre estos científicos japoneses y conocer otros detalles de la nueva línea de investigación del Proyecto VES referimos al lector al trabajo NIHON VES: Relaciones provechosas en ciencia e ingeniería entre Japón y Venezuela.
  2. Para el tema de las relaciones diplomáticas con Japón se puede consultar a: Molina Medina, N. (2012). Historia de las relaciones diplomáticas Venezuela-Japón:(1938-2008). Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas José Manuel Briceño Monzillo, Universidad de los Andes.
  3. Sobre los vidrios superfuertes, los artículos publicados en  Scientific Reports son: Rosales-Sosa, G. et al., (2015). High Elastic Moduli of a 54Al2O3- 46Ta2O5 Glass Fabricated via Containerless Processing.  Nature. Scientific Reports. 5(15233), doi:10.1038/srep15233; Rosales-Sosa,G., et al. (2016). Crack-resistant Al2O3–SiO2 glasses. Nature. Scientific Reports. 6(23620), doi:10.1038/srep23620.
  4.  Para saber sobre la ciencia detrás de la predicción de la floración y avance del cerezo ver Cherry blossom front.

José Álvarez-Cornett es Licenciado en Física (Universidad Central de Venezuela (UCV), 1981) con posgrados en Geociencias (Universidad de California, Berkeley) y Negocios (MBA, University of Southern California, 2000). Es geofísico petrolero, especializado en planificación estratégica y negocios Asia-Pacífico, estudió mandarín y cultura china en el Beijing Language and Cultural University (1992-1995). Ensayista, especialista en curaduría de contenidos – web information advisory – y estrategias de infoatención, profesor universitario (UCV) de historia de la ciencia y la tecnología, colaborador invitado en el Laboratorio de Historia de la Ciencia y la Tecnología del Centro de Estudios de la Ciencia del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) e investigador principal del Proyecto VES. Además de la historia de la ciencia y la tecnología, está interesado en la cultura y culinaria asiática, el desarrollo sostenible, la prospectiva tecnológica y los futuros personales. Está en Twitter: @Chegoyo

Únase a la discusión

vochoa1955@gmail.comresponder
14/04/2018 a las 11:53 am

Llama la atención que todos son egresados de la USB. ¿Acaso hay una vinculación especial de esta universidad con Japón?

jose.alvarez.cornett@gmail.com
15/04/2018 a las 9:02 pm
– In reply to: vochoa1955@gmail.com

Si la hay, Víctor. En los años ochenta, el profesor de ciencias de los materiales Kozo Ishizaki (quien vino a Venezuela al terminar su PhD en la Universidad de Maryland) se regresó a Japón después de una década como Profesor en la USB (aunque por varios años también fue profesor de metalurgia en la UCV) e ingresó en Nagaoka University of Technology en donde llegó a ser vicepresidente. Posteriormente, fue nombrado Profesor Honorario de la USB. La USB y Nagaoka University of Technology tienen firmado un convenio de intercambio. Es por esa razón que creo (no tengo estadísticas para probarlo) que la mayoría son de la USB. Pero no son los únicos. Por ejemplo, la profesora Makie Kodaira es graduada Educación (mención Biología) de la UCAB y realizó su maestría en ciencias de alimentos en la Universidad de Hiroshima y Antulio Tarazona, graduado en física en 1989 en la UCV, hizo una maestría Electrónica (1990-92) en Tohoku University (luego hizo el PhD en Düsseldorf, Alemania en Optoelectrónica) y hoy vive en UK. Pero, ciertamente, la UCV no tiene convenios firmados con universidades japonesas, la USB si lo tiene con Nagaoka.

Deje una respuesta