DESCUBRIENDO LAS BESTIAS DE LA VENEZUELA PREHISTÓRICA

Esta y otras historias, que estuvieron disponibles totalmente gratis por más de un año en este sitio, fueron actualizadas y pertenecen ahora a nuestro primer ebook. Fundación Persea es una ONG sin fines de lucro que necesita de la ayuda de todos para su sostenibilidad. Por apenas €2.99 contribuyes a que sigamos creando cultura científica en español y además adquieres textos de alta calidad para tu colección.

Adquiérelo en este enlace

PREÁMBULO

Autor: Luis Miguel Montilla

Probablemente tú también pasaste por una fase de afición por los dinosaurios en la niñez; esas cautivadoras criaturas de un pasado distante de las cuales sólo nos quedan sus restos convertidos en rocas. Si diésemos un paso más, desatando nuestra imaginación y quisiéramos escribir una versión más regional del clásico Parque Jurásico de Michael Crichton, contaríamos con perezosos gigantes, aves con dientes diminutos (aunque técnicamente sería más correcto llamarlos pseudodientes), tigres colmillos de sable, primates, serpientes marinas, y por supuesto, algunos dinosaurios en el sentido más tradicional. Al norte de Sudamérica contamos con una riqueza de fósiles que seguramente era totalmente desconocida para ti. Desde el Laboratorio de Paleontología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), sus investigadores se han dedicado a traer al presente los restos de estas bestias prehistóricas.

La paleontología en Venezuela es un ejemplo de un campo de investigación que da sus primeros pasos en un entorno con abundantes descubrimientos por realizar. Al mismo tiempo, el contexto político-económico en el que se encuentra el país desde hace años representa un obstáculo que entorpece la eficiencia de las investigaciones ya que se requieren muchos recursos (como vehículos y viáticos para ir al campo, análisis geoquímicos especializados y la infraestructura de los laboratorios) para ejecutarlos. Por otra parte, el territorio venezolano, en toda su extensión, permanece bastante inexplorado, paleontológicamente hablando. Una razón es la falta de recursos humanos dedicados a esta área del conocimiento. En este sentido, el Laboratorio de Paleontología representa la primera escuela de formación de nuevos talentos que han contribuido significativamente a la investigación científica en ese campo en los últimos años.

 

 

Luis Miguel Montilla es biólogo egresado de la Universidad Simón Bolívar, Venezuela. Como ecólogo marino su interés principal es el estudio de los arrecifes coralinos. Le apasiona el proceso de investigación para responder nuevas preguntas o para explorar las que ya se conocen en sistemas donde no se han planteado. Como científico y divulgador procura aplicar el lema «Nuestro entendimiento de la naturaleza le pertenece al mundo». Twitter e Instagram: @Luismmontilla

 

 

 

 

 

Puedes comprar el e-book donde aparece este texto completo y otros aquí:

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

Comparte tus pensamientos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.