DOÑA BEATRIZ GHIRELLI, LA DAMA DE LA NORMALIZACIÓN

Primera ingeniera  de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina

 

Paula Bergero

Beatriz
Ilustración de Ada Peña.

No sabemos si a Beatriz niña le gustaba apilar cajas para construir torres altísimas, tampoco si le intrigaban los misterios de la generación de electricidad, ni cuáles hechos de su vida la llevaron a inscribirse en la carrera de Ingeniería. Pero sí sabemos que nació en 1915 y se recibió en 1938 de Ingeniero Mecánico Electricista, según decía su título. Beatriz fue la primera ingeniera en graduarse en la Universidad Nacional de La Plata, y la segunda en obtener esa especialidad en el país.

Ingeniera Beatriz Ghirelli.

Tuvo varios cargos en su vida profesional, pero su pasión fue la normalización. Beatriz creía que para lograr que los productos que consumimos fuesen más seguros para la salud y para el medio ambiente, era necesario el trabajo de una institución nacional que desarrollara y estableciera reglas y procedimientos. De este modo se garantiza la calidad de los productos y se beneficia muchísimo el desarrollo industrial. Tanto, que se cree que la normalización y la estandarización de los procesos fueron factores decisivos en el desarrollo industrial de los Estados Unidos. Beatriz dedicó su trabajo a esta causa. Dio conferencias sobre estas ideas en diferentes ámbitos; por ejemplo en congresos de arquitectura. Fue directora del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (donde se desarrollan las famosas normas IRAM que satisfacen todos los productos que consumimos), pero no se detuvo allí. Trabajó incansablemente para cumplir su objetivo de que existieran instituciones similares en todos los países de Latinoamérica. 

A causa de su empuje personal, en el año 1961 se puso en marcha la Comisión Panamericana de Normas Técnicas (COPANT). Beatriz fue su Secretaria Ejecutiva por 22 años, y desde allí impulsó la creación de instituciones de normalización y formó  a numerosas personas por todo el continente. Su trabajo consiguió el reconocimiento de organismos internacionales y recibió varios títulos honoríficos de parte de las instituciones que dirigió.

Beatriz Ghirelli de Ciaburri. Año 1961. Gentileza del Ing. Pablo J. Benia.
Beatriz Ghirelli de Ciaburri. Año 1961. Gentileza del Ing. Pablo J. Benia.

«La normalización y COPANT le dieron sus mayores éxitos y alegrías; somos conscientes que también sus más agrios sinsabores». Así se lee en uno de sus homenajes, a cargo de quien era en ese entonces el presidente de la institución, y quien aún hoy la define como «sin dudas una mujer excepcional a quien tuve el enorme privilegio de conocer en 1969 y a la que siempre he considerado como mi maestra».

Respecto de la normalización, la disertación que dio como Directora Técnica del IRAM sobre Normalización de materiales el 6 de Abril de 1957 en el primer aniversario de la Audición de la Construcción -programa radial de la Guía ERHART emitido los sábados por LS-10 Radio Libertad-, explica claramente sus beneficios:

 

Nuevamente la gentileza de los conductores de esta audición, la Guía ERHART, me brinda la oportunidad de conversar con ustedes.

En general, normalización, o por mejor decir su forma extranjera, estandarización, es una palabrita que prácticamente nadie desconoce, puesto que numerosos libros, revistas y folletos se han encargado de difundir sus conceptos básicos, pero también es cierto que su concepto cabal sino desconocido, por lo menos, no se une en términos generales a la idea de obtener por medio de su aplicación un verdadero beneficio económico y un mejor nivel de vida.

Estos son los aspectos sociales de la normalización, que aún no han sido suficientemente difundidos y constituyen los elementos básicos de algo que en estos momentos es la preocupación de todos los sectores de la sociedad: La productividad.

La normalización:

-Provoca el fácil entendimiento entre compradores y vendedores, al brindarles un lenguaje común;

-suprime la competencia desleal basada en los bajos precios aparentes, obtenidos en base a calidad deficiente;

-evita controversias y malos entendidos, suministrando reglas precisas para la recepción;

-iguala las condiciones de las ofertas al establecer bases uniformes, estimulando y facilitando la honestidad en la competencia;

-simplifica los pedidos y las transacciones al facilitar el mutuo acuerdo entre pares;

-basa la elección de los productos en su calidad;

-provoca la regularidad de las ventas y en la colocación de la producción;

-permite al fabricante la acumulación de “stock” durante los períodos de poca demanda, lo cual no es factible con productos no normalizados, de salida irregular;

-como consecuencia de lo anterior, regula el mercado de la mano de obra, evitando la alternancia de períodos de desocupación con etapas de escasez de brazos;

-reduce y simplifica las maquinarias, equipos y herramientas.

Es el camino directo hacia una mejor productividad. Sin que influya en ello la mejor o peor disposición de ánimo de la mano de obra, a quien por otra parte no se le exige un mayor esfuerzo.

La llamaban Doña Beatriz, y también “la dama de hierro”, tal vez porque no rehuía el trabajo duro ni las polémicas, o porque desde sus inicios como estudiante de ingeniería y luego durante sus funciones como líder de instituciones, debía mostrarse fuerte en un mundo de hombres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conoció en la Facultad a quien sería su esposo, el Ingeniero Civil Miguel Gustavo Francisco Ciaburri. Con él tuvo un hijo y una hija. Miguel Ciaburri falleció súbitamente a los 65 años, estando en aquel tiempo a cargo de la vicepresidencia de una importante empresa constructora. Beatriz falleció el 11 de septiembre de 1992.

El boletín que a su muerte publicara la COPANT la despide con estas palabras, escritas por quien se reconoce su discípulo, el Ingeniero Pablo J. Benia:

Que quienes lean estas líneas le rindan con su pensamiento el justiciero homenaje a quien fue un faro que iluminó a toda América para señalarnos el camino de la unión.

Testimonios que reflejan la importancia de la obra de esta pionera argentina

 

En comunicación personal, el Ing. Pablo J. Benia Director de COPANT, 2019, expresa:

 

Doña Beatriz Ciaburri fue sin dudas una mujer excepcional a quien tuve el enorme privilegio de conocer en 1969 y a la que siempre he considerado como mi maestra.

Fue verdaderamente a causa de su empuje personal que se puso en marcha la Comisión Panamericana de Normas Técnicas (COPANT) en el año 1961, lo que fue posible gracias a que ella se ofreció como Secretaria Ejecutiva en carácter honorario, cargo que ocupó en ese carácter hasta 1983.

En mi caso, me inicié en la normalización a través de un curso que realicé  en el IRAM en 1969 al finalizar el cual Doña Beatriz me profetizó que nunca más dejaría la normalización, hoy 50 años después ya próximo a retirarme trabajo en lo que ella me inculcó, debo decir que le acertó.

Felizmente me correspondió a mí, en mi carácter de Presidente de COPANT, promover su designación  como Secretaria Ejecutiva Emérita de COPANT en la Asamblea de Montevideo en 1985 y realizar un homenaje especial en la Asamblea de Buenos Aires de 1995.  Adjunto las palabras pronunciadas en esa ocasión.

Por si es de utilidad, hago llegar también una reseña publicada en el boletín de COPANT de octubre de 1992 con motivo de su fallecimiento.

Lamentablemente dispongo solamente de tres fotos de ella que son de la Asamblea de 1961 en Montevideo, en la que asumió como Secretaria Ejecutiva de COPANT, las que encontrará adjunto.  Seguiré buscando a ver si tenemos alguna más.

Me resta solo decir que todo lo que se haga para su perpetua memoria es de total justicia y los felicito por la iniciativa.

 

 

Beatriz Ghirelli y Miguel Ciaburri, entrando al casamiento de su hija Lidia Beatriz.

En esta otra aparece en la presentación de Lidia Beatriz Ciaburri para la inclusión de su madre en la lista de vecinos ilustres de Banfield: 

      Personalidades de la Ciudad de Banfield –   Ingeniera Beatriz Ghirelli de Ciaburri

Nació en Buenos Aires, el 30 de Abril de 1915 egreso de la Universidad de La Plata, en el año 1938, con el título de ingeniera mecánica electricista , siendo la segunda mujer que logró el título de esa especialidad.

Cuando aun cursaba las últimas materias de su carrera universitaria, llegaba al Instituto Nacional de Racionalización de los Materiales, colaborando en el primer Departamento Técnico, recientemente creado.

Su carrera dentro de Instituto, la llevó al Consejo Directivo de IRAM, en 1953. Años después alcanza a ser Directora General del IRAM, en su mejor momento de su carrera , donde desplegará todo su conocimiento y experiencia en la normalización , cuando ya las normas Argentinas eran reconocidas y se iniciaba la etapa de aplicación del sello IRAM.

A ella le toca concientizar y convencer a los sectores de la producción y del consumo, sobre las ventajas que le reportaría insertarse en los sistemas de verificación de la calidad de los materiales.

Su tarea supera las fronteras de su patria, impulsando la formación de un organismo, apoyando la difusión de la normalización de los materiales, conocido como Comité Panamericano de Normas Técnicas, el objetivo era que en ningún país faltara un instituto de normalización  de materiales.

Concluye como Directora General del IRAM en 1980, es nombrada Presidenta Honoraria del Instituto, años después le llega la distinción de COPANT cuyas Siglas Significan  Comisión Panamericana de Normas Técnicas siendo nombrada Secretaria Honoraria , en el año 1988, en la ciudad de Bogotá.

Al concluir su actividad continuará soñando para ellas, inventando y trayendo al IRAM cada día nuevas ideas. Fallece el 11 de Septiembre de 1992.

COPANT (Comisión Panamericana de Normas Técnicas). Este organismo se crea el 12 de Julio de 1949, en la ciudad de San Pablo, en la sede del Instituto de Ingeniería.

En Montevideo se realiza el 24 al 27 de Abril de 1961, donde inicia su trabajo en el Comité. En dicha Asamblea queda constituida el Consejo de COPANT y el 27 de ese mes es designada Secretaria General a la ingeniera Beatriz Ghirelli de Ciaburri, quien se transforma en el nervio motor del organismo. 

 

Referencias

  • Ana Carolina Arias. (2017). Mujeres universitarias en la Argentina. Algunas cuestiones acerca de la Universidad Nacional de La Plata en las primeras décadas de siglo XX. Trabajo Final de la Especialización en Educación en Géneros y Sexualidades Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación Universidad Nacional de La Plata. 
  • Boletín de la Sociedad Central de Arquitectura, año 2, Nº 18, Abril de 1957.

 

Paula Bergero es física, investigadora en Argentina (CONICET). También hace comunicación pública de ciencia (en el portal CienciaNet, en tres libros editados por el Instituto de Física La Plata, y hace un tiempo editando el Boletín de la Asociación Física Argentina). Trabaja activamente por la visibilización de las mujeres científicas publicando colaboraciones breves en diversos medios y últimamente creando entradas de wikipedia sobre colegas argentinas.

 

 

AGRADECIMIENTOS

La Fundación Persea agradece la infinita generosidad de todos sus patrocinadores, en especial a: Carlos Ortega Sr., Sobella Mejías, Héctor Pittman Villarreal,  My fit body project, Solmar Varela y Vicente Di Clemente..

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

Comparte tus pensamientos