UNA VIDA ENTRE AGUAS DULCES Y SALADAS

Los aportes de Evelyn Zoppi al estudio del zooplancton

 

Por Luis Weky y Felix Moronta.

Ilustración de Ada Peña.

Los océanos están llenos de seres vagabundos que van y vienen con las corrientes. Ellos no controlan ni deciden a dónde ir. Cual balsa abandonada, van a merced de los movimientos de las aguas.

Se agrupan bajo el nombre de plancton. En el plancton se reconocen dos grandes grupos: el fitoplancton, que está compuesto por microorganismos fotosintéticos como microalgas, y el zooplancton, que está compuesto por animales microscópicos.

Plancton en una gota de agua marina. Foto de David Liittschwager
Plancton en una gota de agua marina. Foto de David Liittschwager.

 

A la deriva, estos organismos juegan un papel clave en la ecología de los mares y en el ciclo biogeoquímico de los elementos. Son la base de la cadena trófica (quién se come a quién), incluso hay ballenas que se alimentan exclusivamente del plancton. Buena parte del oxígeno y del dióxido de carbono se origina y termina con ellos. Definitivamente, la vida en la Tierra depende en gran medida del plancton.

Esto se sabe desde hace varias décadas y fue lo que motivó a una joven bióloga venezolana, en la década de los 50, a dedicarse al estudio de estos vagabundos marinos.

La primera planctóloga

Evelyn Zoppi (San Fernando de Apure, Venezuela, 1931) proviene de una familia de origen libanés que migró a Venezuela a principios del siglo XX. Se graduó en Ciencias Biológicas en 1955 en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Al año siguiente viajó a Puerto Rico a realizar cursos de postgrado en Biología Marina en el Instituto de Biología Marina de Mayagüez y luego en el reconocido Scripps Institution of Oceanography en California.

Sin embargo, no culminó los estudios de postgrado. En 1959, fue contratada como profesora-investigadora en el área de plancton del recientemente creado Instituto Oceanográfico de Venezuela (IOV, 1958). Fue no solo la única mujer venezolana que conformó el grupo de primeros investigadores de este instituto, sino además la primera  que incursionó en el estudio de la oceanografía biótica de los mares nacionales.

Pero el tránsito de Evelyn por el Instituto Oceanográfico de Venezuela fue breve. En 1962 su esposo y primer director del referido Instituto fue protagonista de confrontaciones políticas muy duras con otras autoridades que llevaron a su despido. Entonces, Evelyn se solidarizó con su pareja y tomó la decisión de renunciar para mudarse a Caracas e iniciar una nueva etapa de su vida personal y profesional.

En 1962 comenzó a trabajar en la Facultad de Ciencias de la UCV. Pero, de nuevo, los problemas de persecución política al cual fue sometido su esposo obligaron a la familia a abandonar Venezuela. Vivieron en Europa durante cuatro años. Este período en el exilio fue aprovechado por ella para profundizar sus conocimientos sobre el plancton con pasantías y trabajos de investigación en zooplancton marino en el Institute of Marine Fisheries and Oceanography de Moscú (URSS), en los laboratorios de Biología Marina de la Universidad de Rennes (Francia), en el departamento de Ecología de l´Ecole Normale Superieure de París y en la Estación Biologique les Eyzies, (Francia).

Se reincorporó a la UCV a mediados de los 60 e inició la etapa definitiva de su madurez académica y profesional. En 1971 publicó uno de sus trabajos más influyentes: Apendicularias de la región oriental de Venezuela, el cual se derivó de su participación en las expediciones oceanográficas a bordo de un buque oceanográfico entre 1960 y 1961.

Las apendicularias son animales marinos de 5 milímetros de longitud que parecen renacuajos. Constituyen parte del zooplancton marino y han sido usados para estudiar el origen y evolución de los animales vertebrados.

Apendicularia. Foto de Alexander Semenov.
Apendicularia. Foto de Alexander Semenov.

 

No fue sino hasta la década de 1990 que Evelyn finalizó sus estudios doctorales con la tesis titulada El Zooplancton Marino del Oriente de Venezuela, que estuvo bajo la tutoría de la oceanógrafa española Ángeles Alvariño (1916-2005), figura emblemática de la investigación oceanográfica mundial.

Aun antes de su doctorado, Evelyn tenía ya incidencia en la biología marina latinoamericana. Algunos estudios en corresponsabilidad con investigadores de Colombia y Perú fueron la plataforma para hacer contribuciones que se tradujeron en la adición de nuevas especies a las familias del plancton marino y dulceacuícola en América Latina.

Esta incidencia fue reconocida en el año 2014 cuando una nueva especie de zooplancton fue denominada Schizopera evelynae en su honor. Los autores consideraron su trabajo en el plancton de sistemas venezolanos y reconocieron su legado y liderazgo en nuevas generaciones de zooplanctólogos latinoamericanos.

 

Ejemplares del género Schizopera. Foto de Tomislav Karanovic.
Ejemplares del género Schizopera. Foto de Tomislav Karanovic.

 

Evelyn no se limitó solo al plancton marino. Contribuyó sustancialmente a la ecología de copépodos dentro de la dinámica de un cuerpo de agua temporal en los llanos altos de Apure, Venezuela y, por tanto, son una referencia importante para la biología y ecología del plancton dulceacuícola.

Copépodo. Foto de Hans van Someren Gréve.
Copépodo. Foto de Hans van Someren Gréve.

 

En total, entre 1960 y 2015, Evelyn publicó 71 trabajos en revistas científicas; 39 internacionales y 32 venezolanas. En este conjunto de publicaciones se deja entrever, además, la labor docente y de formación de nuevos investigadores venezolanos y de otros países latinoamericanos. Más de 40 trabajos especiales de grado de estudiantes de biología y 12 tesis doctorales forman parte de su aval para ser considerada como una de las investigadoras con mayor incidencia en la formación de nuevos profesionales de la biología venezolana.

Por esto, es una de las investigadoras más reconocidas en América Latina en el área de ecología y taxonomía del zooplancton marino, dulceacuícola y estuarino. Sus contribuciones han sido claves para el conocimiento de estos pequeños pero importantes vagabundos de nuestros cuerpos de agua.

Otros artículos sobre ambiente y conservación en:

https://revistapersea.com/category/ambiente-1/

 

Para saber más:

Weky, L. (2018). Una vida entre aguas dulces y saladas. Evelyn Zoppi de Roa, primera planctóloga venezolana. Bitácora-e, Revista Electrónica Latinoamericana de Estudios Sociales, Históricos y Culturales de la Ciencia y la Tecnología 1(2), 47-64.

 

 

 

Luis Bernardo Weky es licenciado en Sociología, Magister en Planificación Global y Doctor en Estudios Sociales de la Ciencia (Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas).

 

 

 

Agradecimientos

La Fundación Persea agradece la infinita generosidad de todos sus patrocinadores, en especial a: Carlos Ortega Sr., Sobella Mejías, Héctor Pittman Villarreal,  My fit body project, Solmar Varela y Vicente Di Clemente (Estrella Gigante Roja en Patreon) .

 

 

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

1 Comentario

Únete a la conversación y cuéntanos tu opinión.

Cristina Fiolresponder
05/11/2019 en 8:17 pm

La tesis doctoral de la Profesora Evelyn Zoppi de Roa fue presentada en los 70s no en la década de los 90s…fui su estudiante y preparador a comienzos de los 90s y para entonces ya tenía tiempo con el título de Dra. Copio texto parte del artículo UNA VIDA ENTRE AGUAS DULCES Y SALADAS. EVELYN ZOPPI DE ROA, PRIMERA PLANCTÓLOGA VENEZOLANA realizado por Luis Bernardo Weky…»También en la década de 1970 Zoppi de Roa realizó sus estudios doctorales en
la UCV y que derivaron en la presentación de la tesis titulada ««El Zooplancton
Marino del Oriente de Venezuela» y que estuvo bajo la tutoría de la oceanógrafa de origen español Ángeles Alvariño (1916-2005), figura emblemática de la investigación oceanográfica mundial (Wikipedia, 2017b). Alvariño y Zoppi de Roa se conocieron en la Universidad de La Jolla mientras Zoppi realizaba estudios de postgrado en esta institución; desde entonces, Alvariño le había prometido a Zoppi que sería la tutora de su tesis doctoral. En dicho trabajo doctoral, Zoppi de Roa estudió las «condiciones hidrográficas, biomasa de sestón, comunidades planctónicas, distribución geográfica de las
especies incluyendo ictioplancton, estudio comparativo de las poblaciones y
análisis de las interacciones de las poblaciones planctónicas» (Alvariño, Cervigón, Infante y Cedeño, 1977).» … La Dra. Zoppi acaba de fallecer, el pasado sábado 3 de noviembre de 2019.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.