Dra. Alexandra Olaya-Castro, física revolucionaria de la ciencia

Entrevistamos a la Dra. Alexandra Olaya-Castro, profesora asociada del University College London, Reino Unido.

Ilustración de Ada Peña.

 

Alexandra es una destacada física colombiana, doctorada en Oxford, galardonada con la prestigiosa Medalla Maxwell (IoP-2016). Ella estudia procesos biológicos, como la fotosíntesis, a escala molecular donde es necesaria la compresión a nivel de mecánica cuántica (biología cuántica). Esta área de la ciencia — multidisciplinar y muy fresca — ofrece un panorama revolucionario, donde se espera un pronto cambio de paradigma en los estudios de la vida.

 

Su investigación se concentra en

Fenómenos cuánticos que estudian los primeros pasos de la fotosíntesis que suceden cuando las clorofilas, por ejemplo, en las plantas absorben energía solar y utilizan esa energía solar para crear una excitación en los electrones de la molécula, y esa energía tiene un proceso de transferencia ya sea dentro de la misma molécula o a otra molécula. Esos primeros pasos que pasan muy rápido [picosegundos, una trillonésima de segundo o (1/1000000000000) segundos] tiene que ser muy eficientes para iniciar el proceso biológico.

La física clásica o semi-clásica no son suficientes para explicar esos primeros pasos de la fotosíntesis, allí necesitamos de las herramientas conceptuales y experimentales de la mecánica cuántica.

Parte central de mi trabajo es entender la coherencia cuántica y correlaciones cuánticas, como el enredamiento cuántico. La coherencia cuántica tiene que ver con la idea de que un sistema cuántico puede estar en varios estados al mismo tiempo [superposición], como por ejemplo dónde está un electrón [en un átomo o molécula].

La revolución cuántica 2.0 está basada en explotar ese tipo de superposiciones para codificar información de una manera que no se puede hacer de la forma clásica y este no es solo un concepto interesante sino poderoso porque está en la base de las nuevas tecnologías que ya se están desarrollando y de muchas más que vienen que ni siquiera las imaginamos.

Esto podría dar origen a una revolución cuántica orgánica porque básicamente puedes tomar todas las ventajas que tienen los procesos biológicos que se crean en estas moléculas, que se regeneran que son robustas, bueno, toda la biología que está debajo de estas moléculas, pero al mismo tiempo al mismo tiempo explotar fenómenos cuánticos.

La fotosíntesis permite ilustrar el paradigma que para mi se está dando con esta línea de investigación… [Los científicos tenían claro que parte de estos procesos se podían explicar con aproximaciones semi-clásicas] pero estos estudios [donde se observa la necesidad de la mecánica cuántica] retan a esta manera de pensar y eso significa que enfrentamos a lo que Thomas Kuhn llamó: un cambio de paradigma.

Alexandra es un modelo a seguir, ejemplo de nuevas generaciones, como mujer de ciencia que ha logrado derribar varios techos de cristal.

Como mujer desenvolverse en campos que están dominados por hombres no es sencillo, porque las estructuras científicas están demasiado apegadas a modelos antiguos de relacionarse y de hacer ciencia; y esto lo que hace es que genera  todo un sistema de sesgos estructurales para las personas que no son típicas que estudian estas áreas, en este caso las mujeres. Y los ves en todas las instancias del trabajo académico, desde que aplicas a tu postulación para el doctorado, cuando envías un artículo a publicación o un CV para un postdoctorado.

Las estructuras académicas tienen el reto muy grande y es mirarse a sí mismas e intentar cambiar.

Yo encuentro completamente paradójico que en estas carreras dominadas por hombres, estas personas son increíblemente inteligentes pero increíblemente resistentes al cambio.

Este fenómeno, de las barreras que las mujeres se encuentran, no solo lo hay en campos dominadas por hombres, incluso en biología cuando vas a ver quienes son full profesor la mayoría son hombres, aunque cuando vas a ver en el pregrado la mayoría son mujeres.

Las comunidades científicas desde ya, las nuevas generaciones todos tenemos una responsabilidad muy fuerte en hacer que la ciencia como una actividad humana avance, cambie y se actualice.

 

Escúchala.

 

EL AGUACAST ES PRODUCIDO POR FUNDACIÓN PERSEA

Coordinación y montaje: Alexandra De Castro
Conducción: Jesús Pineda y Víctor Hernández
Edición y sonido: Víctor Hernández
Introducción: Briccyl Cova
Logo e ilustraciones: Ada Peña
Música: Trace Hunters Department (ID 281) by Lobo Loco.

AGRADECIMIENTOS

Fundación Persea agradece la infinita generosidad de sus patrocinadores: Sobella Mejías, Solmar Valera, Spencer Craft, Jiří Svozilík, Leonardo Quevedo, My fit body project , Cristhian De Castro y Vicente Di Clemente.

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

Comparte tus pensamientos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.