UNA BRÚJULA PARA CIENTÍFICOS JÓVENES

Félix Moronta

Ilustración de Ada Peña.

 

Un pueblo prehistórico en las tierras que hoy son Alemania estaba en decadencia. Antes de desaparecer, algunos miembros decidieron enterrar unos valiosísimos objetos. Entre ellos, un disco de bronce y oro que representaba la bóveda celeste. Casi 4000 años después, ese preciado objeto fue descubierto. Se trata de uno de los descubrimientos arqueo-astronómicos más importantes del siglo XX. Es el disco celeste de Nebra.

Disco celeste de Nebra

Esta es, hasta donde sabemos, la representación más antigua del cielo, incluso más antigua que las inscripciones egipcias. El precioso disco está en exhibición en Halle, Alemania y, cuando visité esa ciudad, lo primero que hice fue ir a conocerlo. ¡Vaya si valió la pena! Halle es una  pequeña y vibrante ciudad que alberga otros tesoros de interés científico. Por ejemplo, la Academia Alemana de Ciencias Naturales “Leopoldina”, la sociedad científica más antigua del mundo, fundada en 1652.Fue precisamente en este recinto donde se celebró la X Reunión Anual de la Global Young Academy (GYA, Academia Global de Jóvenes), a la cual asistí. Tuve la oportunidad de asistir porque fui aceptado como Miembro Pleno por los próximos 5 años. ¡Un honor y un reconocimiento que aún no me creo!

Somos 200 jóvenes científicos y académicos de todas las disciplinas, de todo el mundo, con un fuerte compromiso social. Nuestras voces serán oídas en las reuniones de organizaciones internacionales del más alto nivel. Participaremos en proyectos de investigación internacionales. Propondremos y lideraremos nuevos proyectos. Es una sociedad que nos empodera para promover cambios profundos, desde la ciencia, a la sociedad.

Academia Nacional de Ciencias Leopoldina (Alemania).

Son muchos los grupos de trabajo y las áreas que se abordan. Uno más interesante que el otro. Yo, por ejemplo, me apunté a trabajar en tres grupos:

  1. Confiar en científicos. Uno de los problemas centrales de la erosión de la confianza de las personas en los científicos, y otros expertos calificados, es que el público en general a menudo sabe muy poco sobre por qué debería confiar en nosotros. Este grupo de trabajo parte de la creencia de que al explicar mejor cómo funciona realmente la ciencia, esta confianza puede ser rescatada y/o fortalecida.
  2. Académicos en riesgo. La supervivencia de investigadores académicos en zonas de conflicto, y la de sus familias, a menudo les obligan a abandonar sus países de origen, lo que detiene sus carreras de investigación. Esta experiencia desmoralizadora representa una seria amenaza para el descubrimiento científico y socava la capacidad de reconstrucción de un país. Este grupo trabaja para permitir la reintegración de investigadores excepcionales en riesgo y refugiados, a través de un programa de tutorías.
  3. Asesoramiento científico. En este momento de la historia, el asesoramiento científico es esencial. El actual movimiento social hacia la toma de decisiones post-ciencia y post-verdad es muy peligroso y puede tener consecuencias perjudiciales para nuestro futuro colectivo. Es importante que nosotros, científicos de carrera temprana y media, trabajemos en estrecha colaboración con quienes toman las decisiones para enfatizar la importancia de consultar con especialistas para ayudar a tomar decisiones.

 

¡Y hay otros 24 grupos de trabajo! ¡Aquí nadie descansa!

 

Discusión (y risas) durante una de las reuniones del Grupo de Trabajo de Asesoramiento Científico
Discusión (y risas) durante una de las reuniones del Grupo de Trabajo de Asesoramiento Científico.

La conferencia central se tituló ¿Re-Ilustración? Verdad, razón y ciencia en un mundo global. Con el surgimiento de las preocupaciones post-verdad, la Ilustración es otra vez un tema muy debatido. Como una organización global que pretende liderar diálogos internacionales, debatimos y reflexionamos el papel y los límites de la ciencia en la sociedad globalizada moderna. Una serie de charlas y paneles de discusión que fueron un bálsamo intelectual.

Además participé en un taller de dos días en liderazgo científico. Esta experiencia nos ayudó a ser conscientes de nuestras fortalezas como agentes de cambio social en ciernes. También nos brindó herramientas para comunicarnos mejor, un factor clave en estas iniciativas. Lo que más disfruté fue el enfoque de liderazgo colectivo, una perspectiva vital para cumplir los objetivos de los grupos de trabajo y de la Global Young Academy en general.

 

 

Durante esa semana, tuve dos momentos en que fui protagonista. Primero, cuando recibí oficialmente mi membresía. Al tomar el diploma, tuve que contar mi historia en seis palabras ¡SEIS!. Esto fue tremendo. Ese gran y cortísimo discurso lo preparamos cuidadosamente durante el taller de liderazgo. Mi historia, contada con cierto histrionismo, la resumí en: “Where’s my place? I found it!” como pueden ver en el siguiente video:

 

El otro momento de subir al escenario fue para contar a qué me dedico. Mi charla la titulé Garantizando el uso seguro de los productos biotecnológicos en los países en vías de desarrollo. En 4 minutos conté cómo, en el Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología, construimos puentes entre la biotecnología agrícola y los responsables de la formulación de políticas. Esto lo hacemos a través de un enfoque integral que incluye la prestación de asistencia técnica, capacitación y servicios de asesoría.

Hablé sobre mi sitio de trabajo durante mi charla de 4 minutos
Hablé sobre mi sitio de trabajo durante mi charla de 4 minutos.

¿Saben qué es lo más bonito de todo esto? ¡La diversidad! Aquí las ciencias naturales, exactas y sociales, somos una sola. Vamos todos de la mano levantando nuestra voz, apoyándonos unos de otros. Por ejemplo, durante una de las cenas estuve en medio de una filósofa y de un teólogo. ¡Cuándo en la vida! Hacemos esto voluntariamente, nos mueve la mera satisfacción de hacer las cosas correctamente, de estar del lado correcto de la historia, de querer mejorar al mundo. Estos valores parecen ser la atracción natural más fuerte que hay.

Así como el disco de Nebra consistió en una guía estelar para los prehistóricos habitantes de esa región, la Global Young Academy es nuestra brújula para cambiar las reglas del juego y hacer de este planeta un mejor lugar para todos.

 

Foto oficial del encuentro
Foto oficial del encuentro.

AGRADECIMIENTOS

La Fundación Persea agradece la infinita generosidad de todos sus patrocinadores, en especial a: Carlos Ortega Sr., Sobella Mejías, Héctor Pittman Villarreal,  My fit body project, Solmar Varela y Vicente Di Clemente (Estrella Gigante Roja en Patreon) .

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

Comparte tus pensamientos