EL TIEMPO EN UNA BALANZA

Una perspectiva científica del concepto de tiempo

 

Esta y otras historias, que estuvieron disponibles totalmente gratis por más de un año en este sitio, fueron actualizadas y pertenecen ahora a nuestro primer ebook. Fundación Persea es una ONG sin fines de lucro que necesita de la ayuda de todos para su sostenibilidad. Por apenas €2.99 contribuyes a que sigamos creando cultura científica en español y además adquieres textos de alta calidad para tu colección.

Adquiérelo en este enlace

PREÁMBULO

Autor: Alexandra de Castro

Cautivados por el impresionante carácter cíclico del movimiento de los astros y armados con una matemática muy avanzada, los mayas aprendieron a medir el tiempo con precisión. Convencidos de que todo proceso en el cosmos es recurrente, construyeron varios calendarios y los engranaron entre sí con la esperanza de hacer predicciones que les resultaran útiles para la agricultura y el resto de sus actividades cotidianas, terrenales y esotéricas. Además del calendario solar, llamado Haab, envidia de cualquier civilización por su exactitud, los antropólogos estiman que el resto de los calendarios se fundamentaron en periodos naturales asociados a otros astros y a procesos biológicos. Los mayas, así como todas las civilizaciones conocidas, estaban obsesionados con el tiempo y su relación con el mundo material.

El tiempo, ese gran misterio, ese gran escultor, como lo calificó la escritora Marguerite Yourcenar, ¿qué es exactamente?

Los seres humanos percibimos cambios de nuestro entorno y de nosotros mismos. Podemos identificar el antes y después de eventos. Hay un consenso general, sobre la percepción del transcurrir del tiempo bajo tres elementos: pasado, presente y futuro. Más aún, somos capaces de medir ese transcurrir y en ese sentido el tiempo es físico. ¿Cuál es su origen?, ¿cuál es su naturaleza? En general estamos lejos de una respuesta satisfactoria. Sin embargo, desde el punto de vista científico, hay consideraciones interesantes que se pueden decir sobre el tiempo, mucho más allá de que somos capaces de usar criterios y artefactos para medirlo.

La cuestión del tiempo y la ciencia puede ser muy rica y densa; de modo que, en este ensayo pretendo resumir muy someramente esa relación y centrarme en algunos conceptos relevantes que se desprendieron de los estudios de la física moderna.

E-book donde aparece este texto completo aquí 

Conviértete en patrocinador de la fundación, sé partícipe activo de la creación de cultura científica en América Latina. Desde solo $1 mensual ya serás de gran apoyo.

3 Comentarios

Únete a la conversación y cuéntanos tu opinión.

Xavier Terriresponder
16/02/2018 en 11:26 am

Excelente texto, de lectura obligada para cualquier persona que esté interesada en el Tiempo. http://vixra.org/author/xavier_terri_castane

Cristóbal Camejo Lineroresponder
11/02/2018 en 8:58 pm

Excelente exposición. Con su permiso, luego de meditar su texto, planteo la siguiente proposición (en su primera fase): La observación en física evidencia la duración o separación de acontecimientos. No evidencia lo contrario, es decir, un vacío total o un "todo total". Hasta el día de hoy hay en física sólo duración o separación de acontecimientos. De aquí se sigue que todo cuerpo está en duración o separación como acontecimiento. En física todo cuerpo es acontecimiento. Pero el tiempo no es cuerpo, ni acontecimiento sino fuese segundos, minutos, horas, etc. es decir magnitudes. Mucho menos es física porque no puede ser es un agregado de objetos o entidades materiales cuyas relaciones no den el modelo matemático. A lo que hemos llamado Tiempo le hemos asignados distintos valores como si fuese un agregado de propiedades. De allí que exista más contradicción que determinación cuando imaginamos todo modelo matemático del tiempo.

Oscar De Castroresponder
01/08/2017 en 1:42 am

magistral reflexion sobre tema tan complejo….

Responder a Oscar De Castro Cancelar la respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.